Kerestegian Alfombras - Los Gobelinos
29
post-template-default,single,single-post,postid-29,single-format-gallery,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.9,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Los Gobelinos

De ser un elemento utilitario en la Antiguedad para contrarrestar el frío y la humedad, con el correr de los siglos comenzó a convertirse en una de las principales formas de las artes plásticas. A partir del siglo XVI, en la zona de Francia y Flandes prosperaron en las zonas donde tenían dominios los reyes y monarcas de iglesia, que eran quienes generalmente elegían la temática del dibujo. Con la llegada de la revolución industrial el tapiz se convirtió en un arte muy caro. A mediados del siglo XVIII , gracias a Joseph Jacquard, en Flandes se implementan los primeros telares mecánicos que se utilizan hasta hoy en día para producir exquisitos tapices. Es por ello que los tapices belgas son uno de los más famoso productos de esas tierras.

Los tapices se tejen a mano, en telares especiales, en que las urdimbres se hacen con hilos bien torcidos, de la mejor calidad, procurando poner de cada diez hilos uno de color diferente, a fin de que sirva de guía para llevar la cuenta de los puntos y sea fácil hacer los dibujos. El operario calca sobre la urdimbre misma el dibujo que va a hacer, y además cuelga en la parte alta la reproducción del calco en colores; y por más numerosos que sean los tonos del dibujo, se forman todos con ocho o nueve colores fundamentales, divididos en matices por escala, y se coloca cada matiz en una canilla. El tejido se ejecuta por nudos, que se hacen sucesivamente alrededor de los hilos de urdimbre con los de color de las canillas.

Los tapices se realizan con lana, hilos de lana o hilos de seda. Los colorantes que se utilizan provienen de diferentes vegetales